Midiendo grandeza y/o desvariando intensamente.

Ayer un amigo mío me lanzó una idea bastante interesante. Astrofísico en potencia, me dijo que había ideado un nuevo sistema de medida para cuantificar la grandeza de las cosas y las personas. Con grandeza me refiero a aquello que como la energía ni se crea ni de destruye, sólo se esconde, o eso me gustaría pensar.
En fin, mi amigo consideraba que la grandeza necesitaba ser cuantificable, medido como cualquier otro valor, y para ello ideó el Epic (Ep); y al poco ya estábamos ambos pensando en estas chorradas con una seriedad preocupante, hasta tal punto que surgió el opuesto al anterior, el Lame(Lm) como cantidad de medida para cuantificar cuanta pena dan las cosas.

Epic y Lame han nacido para ayudar al hombre de a pie a especificar precisamente como de penoso o grandioso es algo. Digamos que has visto algo horrible por la calle, por ejemplo, Tokyo Hotel;  te sorprende y quieres ser capaz de decir en tu grupo de amigos que has visto algo espantoso, pero ellos te preguntan como de malo y tú no sabes cómo contestar. ¡Pues ese problema se acabó para siempre! Ahora podrás decir que cosas como Crepúsculo dan exactamente 649 Kilolames de pena(lo he calculad, si) y todos podremos calcular a qué ritmo exactamente nuestra sociedad se hunde en un océano de idiotez . Pero no nos quedamos aquí, utilizando nuestras dos herramientas más poderosas: nuestra tontería y nuestro tiempo libre,  ideamos una fórmula para medir exactamente el valor en Epic y el valor en Lame de las cosas. Es la siguiente.

Pero vayamos por partes para comprender la magnitud de dicha herramienta. El objetivo es conocer la grandeza de algo, que sería el valor en Epic o (E) y para ello necesitamos saber dos cosas: la pena que da algo calculado en Lame y que corresponde al valor (L) y (R) que es la Constante de Idiotez con un valor de 0,1. Por otra parte tenemos que averiguar el (L)  para ello necesitamos la siguiente formula.

Tras plantearnos que es lo que convierte a una cosa en algo penoso llegamos a la conclusión de que son las hordas de fans descerebrados e histéricos, así que por supuesto, no podía faltar el porcentaje de fans en la formula, en la fórmula como F. Después llegamos a la conclusión de que otro factor que caracteriza a este tipo de cosas abominables es su tremendo éxito de ventas a pesar del precio y de su innoble calidad. Por lo tanto había que tomar en consideración la cantidad de ventas en un tiempo determinado teniendo el cuenta el precio. De esta manera, (U) es la cantidad de unidades vendidas con respecto al tiempo (T), multiplicado por cien y todo esto divido entre el producto de la cantidad de fans por cada 100 (F) por el precio del producto (P).

Si conocemos todos estos datos podremos despejar E que es nuestra incógnita y así sabremos como de grandioso es algo exactamente. Es increíble lo mucho de sí que da una chorrada de este calibre.

Anuncios

~ por Korthal en noviembre 22, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: