NOstyle – 16/11/2009

Hace un par de semanas fue a parar dentro de mi campo de visión un País Semanal que tenía en portada a un modisto famoso. Yo en un principio no tenía ni idea de quién era (y la verdad es que sigo sin tener ni idea) pero lo primero que se me pasó por la cabeza es que unos mitones de cuero azul debían ser la cosa más desagradable del universo. Y este hombre los llevaba. Karl Lagerfeld, que irónicamente se dedica a decirle a otros como deben vestir. Quién sabe, quizá  yo, por esa regla de tres, sea un modisto en potencia.

Ya que la última vez traté un par de vestimentas de colores más bien apagados, está semana probaré lo opuesto con este modelo que parece estar hecho exclusivamente con papel pinocho, manufacturado por niños de primaria y destinado en un principio a funcionar como piñata de cumpleaños. O  de despedida de soltero ya que en vez de caramelos está rellena de un magnifico y seguramente anoréxico cuerpo femenino.  Colores brillantes, para esa mujer que quiere ser reconocida desde la distancia, que no se deja intimidar por las risas burlonas de los adolescentes y que no comprende lo que significa la palabra “daltonismo”.  Sin embargo y aunque podría estar riéndome de los colores idiotas, las formas absurdas o el aspecto ridículo para siempre, creo que debo abordar lo que seguramente tengamos todos en la cabeza al ver este vestido. Y lo resumiré en una pregunta; ¿es una boina o una antena parabólica? Yo no lo tengo claro, sin embargo sí que hay una cosa que he sacado en claro de esto; cada día es más complicado colocar las parabólicas de Digital Plus.

El modelo masculino de esta semana es tan pintoresco como el anterior, por no decir más, por no decir raro de narices., por no decir raro hasta decir basta. ¿Qué clase de ciego monstruo es capaz de crear esas aberraciones tan espantosas sin perder el sueño por las noches? No había visto vestimenta tan peculiar desde que vi Toy Story allá por 1995, pero seamos justos, al menos el sombrero pega con la camisa, aunque no se decir si eso es una buena característica o sólo añade al tremendo dolor de ojos que produce esta vomitona artística. Y yo querría ser capaz de imaginarme un mundo en el que los hombres y las mujeres vistan de esta forma, donde a los hombres vestidos de traje se les considere unos horteras, donde mujeres vestidas como piñatas sean consideradas elegantes, donde hombres con sombreros de color rojo no inspiren vergüenza ajena y donde mujeres con vestidos de noche se vean forzadas a exhibirlo en la intimidad por temor al rechazo social. Aunque pensándolo mejor, prefiero no imaginármelo ya tengo una mente suficientemente atormentada.

Anuncios

~ por Korthal en noviembre 16, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: