Fue el director en la sala de cine con el guion enrollado

¿Aburrido? Siempre puedes ir a ver cualquiera de las superproducciones cinematográficas convenientemente satisfactorias que son el producto de años y años de estudio de mercado. Los cineastas estadounidenses han pulido tanto la técnica para crear cine que recortan todas y cada una de las particularidades que pueden marcar un largometraje como bueno o malo, inundando la cartelera con películas mediocres que no aportan nada ni al espectador, ni a la industria.  Y la clave está en la palabra “satisfactorio”. El cine comercial actual deja de ser algo sobre lo que podemos hacer un juicio de valor cuando nos es imposible saber si la película que acabamos de ver nos gusta o no; cuando la película que acabamos de ver no es mala pero tampoco es buena; cuando no es entretenida pero tampoco es posible aburrirse. Y una vez ha terminado te sientes como si hubieras estado inconsciente desde que se apagaron las luces: no sabes que ha pasado la última hora y media pero te faltan siete euros de la cartera. Ese es el efecto del cine popular estadounidense que no te vende hora y media de cine rancio y superficial, te vende un billete de ida a La Zona Satisfactoria.  


Y es en verano,  ese periodo del año marcado por las altas temperaturas y el tedio, cuando solemos dejarnos caer más por los cines a que nos deleiten con las nuevas superproducciones empujados por la perfectamente engrasada máquina que es el marketing. Las malditas grandes productoras estadounidenses que han dominado el arte de seducirnos para que veamos los mayores bodrios jamás contados, como es el caso de la mayoría de las películas que salen en verano.
Mira que pensaba que era imposible que una película con robots gigantes extraterrestres como protagonistas pudiera ser aburTetamen2rida, pues Michael Bay ha conseguido que Transformers sea un enorme y absoluto bodrio de más de dos horas con efectos terribles para el pobre espectador que termina por desquiciarse hasta el punto de orinarse encima mientras se arranca los pelos, se araña la cara y grita: “¡Donde cojones están los Transformers!”
Tal es el efecto de una película que no consigue salvarse a pesar de la participación de Megan Fox, y con participación quiero decir que a la pobre chica le han dado cuatro frases de pánfila con la condición de que pudieran hacerle planos a cámara lenta corriendo por el desierto para que todo el público masculino de la sala pudiera deleitarse con su tremenda falta de sujeción.
Por si dejar de lado a los auténticos protagonistas de la película para centrarse en el enorme poderío militar estadounidense a la hora de destrozar cosas en Oriente Medio no fuera aberración suficiente, Michael Bay se toma especial molestia en orinar sobre lo que le da el nombre a su película haciendo que los pocos Transformers que aparecen sean lo más irritantes, insufribles, insoportables y nauseabundos que pueda idear el guionista de esta bazofia. Desde la reencarnación de Jar Jar Binks en una pareja de gemelos robot que no se callan en toda la película hasta un Transformer viejo que tampoco se calla ni debajo del agua. Y luego están los testículos de Devastator……Te odio Michael Bay.

Testiculers

Queda claro que una película destinada a un público masculino, que jugaba hace 15 años con Transformers y que aun a día de hoy seguramente no habrá superado completamente esa afición, le encantará identificarse con el protagonista de la película, cosa nada difícil considerando que Shia Labeouf (por muy bien que me caiga) tiene un considerable aspecto de “pringao” hasta el punto de tartamudear en ocasiones como un autentico retrasado profundo.  Sin embargo, lo gracioso es como este personaje (con el que el público medio de Transformers ya se habrá identificado hasta la nausea) tiene que dejar de lado a su novia supermodelo y a sus amigos robots gigantes extraterrestres para llevar una vida normal en la universidad con su coche-alienígena para más tarde descubrir que es el elegido por los mandamases del “Cielo-robot” para salvar el universo. Sam Witwicky es un personaje que bien podría considerarse un sueño húmedo cinematográfico, donde tienes un coche que habla, una novia supermodelo, un grupo de super amigos robot y el destino del universo en tus manos. Sólo podría ser mejor si disparara laser con el pene.

Por otro lado este verano tenemos una nueva película de las aventuras de Harry Potter. El mago más soso de todos nos muestra como aunque seamos unos pusilánimes estudiando los hechizos más idiotas en una escuela de verano inglesa podemos vender “tropocientos” miles de libros y producir una saga completa de películas soporíferas que narren nuestras aventuras. En este caso concreto la película se titula “Harry Potter y el misterio del principe” y por supuesto una vez más el titulo se relaciona remotamente con lo que ocurre, claro que con un argumento tan frágil es lógico que J. K. Rowling tenga que apuntalarlo con muchas y aburridas sub-tramas y sinceramente habiendo visto la película yo le habría dado otro título completamente distinto.   

HarryPotterHormonasRebeldes

¿Qué más puedo decir que no haya quedado claro ya? Nunca me ha gustado demasiado Harry Potter; la magia rancia, la fantasía confusa, la falta de sensatez y verosimilitud y el hecho de que haya tardado 6 libros (o seis películas) en llegar al nudo de la historia no dicen mucho de la saga. Y por si fuera poco siempre que reúno suficiente fuerza de voluntad para tragarme cualquiera de estas películas con un mínimo optimismo me abofetea con un insulso argumento que dura horas , no tiene puntos culminantes y termina sin una conclusión satisfactoria, cuando la tiene. J.K. Rowling, metete la varita por el orto. ¡Varitus Porelculus!

Anuncios

~ por Korthal en agosto 8, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: